Fuente: Gaceta

__

Por Enrique Jonguitud
23 diciembre, 2015

Ciudad Victoria.- Preparando a Tamaulipas para el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, Manuel Miranda Castro asegura que podrían perderse elementos valiosos del viejo sistema pero a cambio se acelerarán los plazos para impartir justicia, y ésta será la segunda vez que en México funcionarán los juicios orales.

El secretario técnico para la implementación del nuevo Sistema Penal asegura que no habrá marcha atrás: “Pudieran perderse algunas cosas del sistema tradicional, pero así lo decidieron nuestros legisladores y así será a partir del 13 de junio del 2016”.

Al entrar en detalles, Miranda Castro afirma que los juicios orales no serán una mala copia de la cultura anglosajona, sino que se trata de un modelo de justicia que todos los países latinos están adoptando, y que en México ya se había tenido antes.

“Los juicios orales eran en México la forma de hacer justicia a principios del siglo XX”.

El funcionario especifica que hasta 1929 en México funcionaban los juicios orales, hasta que se consideró que por problemas en su desarrollo, fueran sustituidos por los actuales procesos.

Explica que entonces, fue en enero de 1931 cuando una serie de reformas legislativas pusieron en marcha los juicios escritos.

“Hay que ver la perspectiva de qué es lo que vamos a tener, las cuestiones buenas o malas de los dos sistemas ahí están, sin embargo el país ha adoptado lo que propiamente es un sistema que se aspira que sea lo mejor para la sociedad”, expone.

Pero Miranda Castro afirma que la clave es que al entrar en operación, llene las expectativas de los ciudadanos.

“Nos tenemos que abocar a que funcione, creo que eso es la parte más importante, que la nueva forma de administrar justicia sea más eficiente, que dé los resultados que la ciudadanía espera”.

El funcionario redondea su idea: “Que el otro sistema tenía cosas buenas y malas es cierto, sin embargo ya no lo vamos a tener vigente y lo que debemos de hacer es estar a la altura del reto y en un momento dado dar resultados a la ciudadanía”.

Miranda Castro insiste en señalar que los juicios orales ya funcionaban en México hace 85 años, pero el bajo nivel cultural que presentaba el país, cuyo tejido social se construía tras largos años de lucha revolucionaria, dificultaba conformar jurados, y por eso fueron desechados.

ACTUACIÓN DE ABOGADOS Y POLICÍAS SERÁ CLAVE

El funcionario también reconoce que ahora no será fácil para los abogados adaptarse a la novedad.

“Es una nueva forma de ver el sistema procesal penal, evidentemente aquella persona que quiera trabajar en este sistema tendrá que capacitarse”.

En ese sentido señala que los abogados que ya están formados tendrán que acudir a las aulas si es que quieren transitar o participar en este sistema, “porque es muy diferente, con reglas diferentes, con habilidades diferentes, por lo que quien quiera trabajar en este sistema pues se tendrá que preparar”.

Pero advierte que no sólo se tendrán que preparar los abogados, sino especialmente los policías, porque una mala actuación de los agentes de las corporaciones podría echar abajo cualquier proceso, favoreciendo a los presuntos culpables.

Según Miranda Castro, las autoridades están conscientes de que los policías, como primer respondiente en los procesos, pueden provocar que se “rompa” un proceso si realizan una detención con un proceso inadecuado.

Incluso señala que los elementos ya se capacitan porque también pueden ser llamados al estrado como testigos en un juicio oral.

El funcionario judicial explica que la capacitación se retrasó porque la policía estatal está en constante conformación, pero ya se planea