Acción específica: Aprobación de un Nuevo Código Penal para Nuevo León.

Autoridad responsable: Congreso y Gobernador de Nuevo León

El Código Penal del Estado de Nuevo León, legislado en 1990, cuenta con 15 años de antigüedad. Consideramos muy importante que sea armonizado con la realidad actual, así como con el marco normativo constitucional y convencional vigente. Además, durante la etapa de inseguridad y violencia vivida en la entidad entre el 2009 y 2012, se elevaron penas y se tipificaron delitos, que incluso han sido declarados inconstitucionales. Debe ser reformado y revisado conforme a lo establecido por la reforma constitucional en materia de seguridad y justicia del 2008. En particular, deberá considerar dentro de su catalogación el principio de proporcionalidad, realizando un balance objetivo entre gravedad de la conducta y la magnitud de la sanción aplicada.

Recomendamos que el Código debe sea repensado bajo el enfoque de las últimas reformas constitucionales en materia de seguridad, justicia y derechos humanos. Atendiendo a:

  • Uso racional y proporcional de las sanciones privativas de libertad.
  • Favorecimiento de las sanciones no privativas de libertad.
  • Introducir “incentivos negativos” (sanciones) para hacer efectiva la reparación del daño a las víctimas.