Los papás de Diego murieron cuando tenía 2 años. Desde entonces él y su hermano mayor vivieron con distintas familias, pero con ninguna pudieron construir un hogar.

Cuando Diego tenía 13 años su hermano perdió la vida violentamente, al involucrarse con la delincuencia organizada.

La adolescencia de Diego estuvo totalmente alejada de la escuela, el deporte, los juegos y todas aquellas actividades normales para un joven de su edad.

Un día Diego cometió un delito. Un robo con violencia bajo la influencia del alcohol que lo llevó a permanecer 1 año en prisión. Un error por el que le tocó pasar de todo: Maltrato, abusos y tortura. Realmente necesitaba una alternativa para su vida.

En 2005 México dio el primer paso en nuestra Constitución para cambiar radicalmente la justicia para adolescentes.

Desde entonces se han aprobado reformas muy positivas que permitirán construir un sistema integral que garantizará que todos los adolescentes que pasen por un proceso penal, tengan alternativas y oportunidades para tener un futuro productivo y libre de violencia.

Debido a estos cambios, Diego hoy está estudiando una carrera técnica y trabaja en una cartonera en Monterrey, Nuevo León.

Gracias a ese trabajo pudo pagar la reparación del daño a sus víctimas.

Para hacer realidad ese sistema en todas las entidades de la República Mexicana, Institución Renace A.B.P. y un grupo de organizaciones nos dimos a la tarea de elaborar una propuesta de solución.

Renace, Reintegra, Red por los Derechos de la Infancia en México,Cauce Ciudadano, Centro de Colaboración CívicaInstituto de Justicia Procesal Penal y la Red Nacional a favor de los Juicios Orales y el Debido Proceso, con observaciones de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal y de UNICEF México, presentamos al Senado de la República una iniciativa de Código Nacional de Justicia para Adolescentes.

Afortunadamente la iniciativa fue respaldada por todas las fuerzas políticas.

Actualmente se encuentra en proceso de aprobación y la fecha límite que marca la Constitución es el 30 de diciembre de 2015.

En México hoy en día hay más de 5,000 adolescentes en prisión.

¿Cuál queremos que sea su futuro?

¿Cómo profesionistas o como adultos delincuentes?

¿Apoyas la transformación de la justicia para adolescentes en México?

¡Forma parte del movimiento #PorSusDerechos y firma esta petición!

Change.org