La evaluación es una herramienta base para la formulación y propuesta de políticas públicas.

Desde el 2011, el OCJ ha utilizado una metodología que mide el avance y la calidad de la implementación del nuevo sistema de justicia penal.

Las instituciones evaluadas han sido las siguientes: Poder Judicial, Procuraduría, Defensoría; Secretaría de Seguridad Pública y el Órgano Implementador.

Se han generado cinco informes que han permitido al OCJ identificar de áreas de oportunidad y buenas prácticas. También se han emitido recomendaciones personalizadas a la luz de los hallazgos encontrados.

La metodología del OCJ que evalúa la implementación está basada en los ejes del Sistema de Indicadores de la  Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal (SETEC).

Los ejes son: 1) Normatividad, 2) Acuerdos Políticos, 3) Capacitación y Servicio Civil de Carrera, 4) Reorganización Institucional, 5) Infraestructura y equipamiento, 6) Tecnologías de Información, y 7) Difusión, Transparencia y Participación Ciudadana.

A estos siete ejes establecidos por la SETEC el OCJ añadió un octavo: Constitucionalidad.

Aun cuando los ejes corresponden a los establecidos por la SETEC, la composición de cada uno de ellos fue producto de la investigación de las mejores prácticas observadas, consultas con expertos y operadores del sistema, así como de estándares revelados por las experiencias latinoamericanas presentados por estudios académicos.

Se realizó una revisión exhaustiva de las herramientas con las que cuenta el Centro de Estudios de Justicia para las Américas (CEJA), el Instituto Vera, entre otros organismos internacionales.

Esta revisión documental nos llevó a la construcción de los indicadores y pautas que componen cada uno de los ocho ejes que confirmaron nuestro sistema de evaluación.

Es importante señalar que toda metodología es una herramienta viva que se mantiene en constante actualización con respecto a la evaluación de su objeto de estudio.

El OCJ ha decidido aplicar por última vez la metodología que evalúa la implementación para dar paso a la evaluación de la operación del nuevo sistema en Nuevo León.

La evaluación de la operación nos permitirá evaluar el grado de correlación e impacto de la forma en la que se ha llevado a cabo el proceso de implementación en el estado de Nuevo León.

La ecuación de la que parte el OCJ es la siguiente: una buena implementación es igual a una buena operación del  nuevo sistema.

En la sección ‘Evaluación de la operación del nuevo sistema’ se presentarán los detalles de esta nueva metodología, que busca ser mucho más amigable y comprensible para la ciudadanía.

Resulta necesario mencionar que este modelo no es estático. El hallazgo de mejores prácticas y la funcionabilidad de los indicadores y pautas llevarán a modificar, agregar o eliminar los que se consideren necesarios.

El objetivo es construir un sistema de indicadores que pueda ser aplicado por organizaciones de la sociedad civil y que constituya un referente de las acciones que los estados deben emprender a fin de implementar el nuevo sistema de justicia penal.